PIEL JOVEN TORONJA Y SABILA

Su jugo y gelatina ayudan a tener una piel fresca, además aprenda a hidratarla con frutas, verduras, jugos naturales y agua.
La piel de una persona suele revelar datos importantes sobre una persona: Su edad, si está bien o mal alimentada, su equilibrio hormonal e incluso su estado de ánimo. Este órgano tan tenido en cuenta por esteticistas y dermatólogos, por homeópatas y nutricionistas por endocrinólogos no siempre es tratado en forma correcta. Por eso si de cuidar la piel se trata, Tenga en cuenta algunos conceptos básicos.
El desmejoramiento de la piel, y su pérdida de firmeza, son producto del desgaste celular, que no solo afecta los tejidos constitutivos de la dermis, sino que puede llegar a afectar muchas más funciones del organismo. Para mejorar el metabolismo de las células y evitar estos efectos se pueden utilizar productos antioxidantes.
Para cada tipo de piel existe un jabón ideal. Básicamente, existen dos grandes grupos: La piel seborreica (que requiere jabones azufrados). Y la piel sensible (que necesita tratarse con jabones de glicerina).
Muchos de los problemas de la piel provienen de deficiencias de hidratación. Como no se puede re hidratar desde el exterior, porque es en realidad muy poco permeable, lo mejor es hacerlo desde el interior. ¿Qué hacer para hidratar la piel?, pues consumir frutas, verduras, jugos naturales y grandes cantidades de agua.
Consumir más productos frescos favorece el buen estado que la piel y beneficia a todo el organismo en su totalidad.

PROBLEMAS DE LA PIEL.
1.- CELULITIS:
La celulitis es una nudosidad localizada con adiposidad y edema (grasa y agua) endurecidos que dan un aspecto de piel de naranja.
La celulitis no es solo un problema de grasa acumulada. Sino una alteración en la textura y estructura de la dermis e hipodermis con retención de líquido intersticial.
Una de las formas de interrumpir el proceso celulítico consiste en optar por una dieta equilibrada libre de grasas saturadas y rica en vitamina B6 Y C.
Por su parte la vitamina c mejora el estado de la zona afectada (estado de la piel). La encontramos en las frutas y verduras frescas. Por regla general, se recomienda beber tres litros de agua por día y evitar consumir sal.

2.- ESTRIAS:
La estría es el resultado de la ruptura de las fibras de colágeno y elastina responsables de la sustentación y elasticidad de la piel. Cuando la piel es sometida a una tención muy grande, esas fibras no resisten y estallan provocando una especie de cicatriz. La textura y el color de la piel también cambian: El lugar afectado es más clara y más fina que el resto del cuerpo.
El hidratante y el oleo de almendras no impiden que las estrías aparezcan, pero ayudan a suavizar la piel. Para aquellas mujeres que tienen la piel demasiado seca siga las instrucciones: Distribuye el oleo sobre la piel aun húmeda después de bañarse, dese una para retirar el exceso, séquese sin frotar con una toalla bien limpia y seca, inmediatamente colóquese el hidratante.
Esto ayudara a retener la humedad necesaria para que la piel este en todo momento nutrida y flexible
3.- DERMATITIS.
La dermatitis es la irritación de la piel. Suele picar, estar enrojecida y descamativa. En muchos casos existe un componente alérgico que produce descamación, cambios de color, caspa y picor.
En la dermatitis se suele aplicar compresas, esta aplicación se hará cada seis horas u ocho horas, especialmente si se trata de un eccema o dermatitis húmedos.
En el tratamiento dietético se recomienda una alimentación rica en vitaminas A, C Y E, así como de ácidos grasos como el aceite de borraja. El consumo de frutas frescas y de aceites vegetales puede ayudarnos a obtener estas vitaminas.
LA TORONJA:
Esta fruta es un cítrico y sus principios activos son tan buenos como el de la mayoría de los que pertenecen a esta familia, llegándose a precisar que sus aplicaciones medicinales son prácticamente análogas a las del limón.
La toronja encierra las vitaminas A, B1 (ti amina) B2 (riboflavina), B5 (niacina) y C(acido ascórbico) además de sales de calcio, fosforo y hierro; también tiene propiedades laxantes y para proteger la piel.
La vitamina C es esencial para la formación del tejido conjuntivo (que mantiene unido las estructuras del organismo), contribuye a la absorción del hierro y a la recuperación de quemaduras y heridas. El embarazo, la lactancia, la hiperfunción de la glándula tiroides, los distintos tipos de inflamación, la cirugía y todas las quemaduras pueden aumentar significativamente las exigencias. Así mismo, esta aconsejada por la OMS para prevenir el resfrío, el cáncer, la hipercolesterolemia y la arteriosclerosis.
El jugo de toronja es recomendado en casos de exceso de grasas debido a que su contenido de vitamina C ayuda a eliminarlas. Se recomienda su consumo en las mañanas, antes del desayuno.

LA TORONJA Y LA PIEL.
El masaje de la piel con este jugo es recomendable por su acción refrescante y nutritiva a través de los poros, ya que el acido pasa casi directo a la sangre debidamente transformado para su asimilación.
En manchas o cicatrices minúsculas, es conveniente someter a la piel a una mascarilla de toronjas frescas una vez cada ocho días, durante seis semanas consecutivas.
Asimismo, el jugo de toronja es un poderoso desinfectante, sobre todo en las afecciones cutáneas. Con la primera aplicación se observan los resultados, ya que las enzimas de la toronja expulsan las impurezas de la piel, cierran poros dilatados y reafirman los tejidos, proporcionando una luminosidad instantánea.
LA SABILA:
La sábila contiene vitaminas A1, B1, B2, B6, B12, Y C, minerales como calcio, potasio, sodio, magnesio, zinc, cobre, hierro, manganeso. Posee efectos cito tóxicos que eliminan las toxinas del organismo, así como efectos citofilácticos, que crean defensas en la piel en contra de agentes externos.
También contiene lighina, celulosa y polisacáridos, hidratos de carbono (tienen la propiedad de penetrar las tres capas de la piel y expulsar las bacterias y depósitos de grasa que tapan los poros), minerales y 17 aminoácidos que estimulan la reproducción de las células nuevas restaurando saludablemente la piel.
Practique un baño de vapor con la infusión de manzanilla, luego aplíquese la gelatina extraída de una de sábila, la que ha sido remojada en agua hervida tibia durante 15 minutos. 3 veces por semana. La gelatina refrescara su piel y eliminara poco a poco el acné, la piel grasa y seca, y mantendrá su piel sana.

LA SABILA Y SU BELLEZA.

La facultad que tiene su gelatina para regenerar los tejidos del cuerpo en base a estimular el desarrollo de las células ya ha sido científicamente demostrado y utilizada en muchísimos productos de belleza. Esa misma cualidad es la que lo hace un poderoso cicatrizante. Al extremo de que algunos cirujanos plásticos lo recomiendan para acelerar el proceso de cicatrización, desapareciéndolas casi completamente.
Para piel seca y con arrugas:
Remojar una hoja de sábila por espacio de 12 horas en agua hervida fría. Sacar el gel en un vaso y mezclarlo con miel de abejas, batiendo hasta formar una crema.
Aplicarse de preferencia en la noche. Dormir con la mascarilla para que actúe, brindando vitamina A al mismo tiempo que previene las arrugas. Para este tipo de piel, no es aconsejable usar la sábila pura, por eso se mezcla con miel. Lavar en la mañana con abundante agua.

DIETA PARA UNA PIEL JOVEN.
Todos los días:
A las 8:00 a.m., 10:00 a.m., 1:00 p.m., 4:00 p.m., 6:00 p.m., y 11:00 p.m. tomar un vaso de jugo de fruta, puede ser exprimido (colado y algo diluido con agua), o licuados.
Es indispensable que los primeros días de esta dieta prefiera los jugos de frutas cítricas (toronja o naranja especialmente, pues ayudan a limpiar el aparato digestivo).
Los otros días puede combinar otras frutas, pero tenga presente que, la toronja y naranja ayudan a perder peso y proteger a la piel.
Los días miércoles y jueves reemplazar los jugos, de acuerdo a la dieta.
Lunes:
A las 12:00 a.m. y 8:00 p.m. : un plato de caldo de verduras con moderada sal (hecho en casa). Se puede tomar agua o infusiones, preferentemente te de hierbas (mate o te livianos si están acostumbrados y les resulta difícil dejarlos).
Martes:
Agregar a las 8:00 a.m. y 4:00 p.m. un yogur natural.
Añadir el caldo: verduras cocidas en juliana, en pequeña cantidad. Se pueden licuar y hacer una sopa crema.
Miércoles:
Agregar en una de las dos comidas principales, un plato de verduras crudas en ensalada preparadas con poco aceite de oliva de primer extracción y moderada sal.
Cambiar los jugos de la 1:00 p.m. y las 11:00 p.m. por una fruta fresca.
Jueves:
Sumar en la otra comida, un plato de verduras cocidas, al vapor o rehogadas, con poco aceite.
Cambiar los jugos de las 10:00 a.m. y 6:00 p.m. por infusión.
Viernes:
Añadir un huevo en una comida.
Una de las frutas puede ser hecha en puré, licuado, en compota, al vapor o al horno.
Sábado:
Agregar en la otra comida:
Una porción chica de pescado que puede ser hecha al vapor o al horno con vegetales.
Domingo.
En una de las dos comidas cambiar el huevo o el pescado, por un plato mediano de cereales integrales cocidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada